New to site?


Login

Lost password? (X)

Already have an account?


Signup

(X)

[En busca de la Felicidad-¡A ordenar! con Marie Kondo -Reseña por FotoFilm Tijuana-2019 Netflix]

22
Ene 2019

En busca de la Felicidad-¡A ordenar! con Marie Kondo -Reseña por FotoFilm Tijuana-2019 Netflix

 En busca de la felicidad, Marie Kondo nos dice que ¡A ordenar! Es el mejor método para llegar a encontrarla y a través de esta reseña escrita por Javier Espinoza, Director de Programación de Cine de FotoFilm Tijuana, sobre la primera temporada de ”Tidying Up with Marie Kondo”, te decimos cómo la japonesa continuamente pregunta sobre los objetos que nos dan felicidad. Lo ha hecho por varios años a través de sus conferencias y exitosos libros sobre su método para ordenar denominado KonMari”, mismo que adapta a ocho capítulos de una nueva serie reality para Netflix con el nombre “Tidying Up”.
Marie Kondo
Hay cinco lecciones que aprender por parte de los protagonistas de cada episodio, consisten en revisar sus pertenencias dentro de cinco grupos: ropa, libros, documentos, komono (misceláneos) y valor sentimental. El método consiste es sacar todos los objetos que provocan desorden, apilarlos y empezar a determinar ¿cual te brinda felicidad? Y agradecer a los que ya no te la dan y dejarlos ir.
Obviamente hay diversidad entre las casas seleccionadas para esta primera temporada. En el primer episodio nos encontramos a Rachel y Kevin Friend, que se enfrentan al reto de eliminar ropa y objetos en garage, los cuales se acumularon durante cinco años. Aquí vemos una mezcla de formatos, típicos de este tipo de realities de transformación, que incluyen tomas de reconocimiento, dramatizaciones y algo grabado con celular “para darle el toque real”.
En el siguiente episodio, Kondo conoce a Wendy & Ron Akiyama, que tienen almacenadas cosas que datan de tres generaciones, incluso hay documentos testimoniales sobre Pearl Harbor. Kondo debe enfrentarse a la reticencia de Ron al preguntarse ¿qué tiene de malo lo que tenemos ahorita? Si no está roto, para qué arreglarlo, lo cual incluye mas de 10,000 cartitas coleccionables sobre deportistas.

 

Para el episodio tres, conocemos a Katrina & Douglas Mersier, quienes en conjunto con sus dos hijos se hacen llamar los “Fantastic 4”, y tienen que sortear el cambio de ciudad y reducirse de cuatro a dos habitaciones ¡para toda la familia!. El cuarto capítulo es el mas emotivo, ya que nos presenta a Margie, quien recientemente enviudó y tiene que decidir qué hacer con las pertenencias de su difunto marido y las de sus hijos que ya no viven en casa; este proceso fue el mas tardado, tomó 53 días en completarse.

 

En los episodios 5 y 8 tenemos parejas homosexuales que deben adecuarse a espacios en común. Los primeros, Matt y Frank, quieren recibir a la familia de uno de ellos por primera vez en su casa; las segundas, Angela y Alishia, deben designarse espacios en su recien adquirida casa.

 

Los Mattinson, en el episodio seis, tienen años de acumulamiento, y el obstaculo es la esposa, que se rehusa a deshacerse de ropa y artículos varios “porque los podría necesitar eventualmente”. Por último, Mario y Clarissa (episodio 7) deben hacer espacio en casa para la llegada de su primer bebé y Mario tiene un problema mayor con 160 pares de zapatos.

 

Marie Kondo tiene una forma curiosa de proceder, se presenta de manera oficial ante cada una de las casas, a modo de ritual, para rendirle tributo y agradecimiento. ¡Me encanta el desorden! repite constantemente, antes de decirle a los protagonistas de esta serie que ella no hace magia, que todo deben hacerlo ellos, lo cual se contrapone a lo presentado en recientes programas sobre cambios en casas, como “Extreme Makeover: Home Edition” (2002) o mas recientemente con el relanzamiento de “Queer Eye” (2017), en los que los participantes comodamente se quedaban en hoteles durante varios días, mientras “mágicamente” les arreglaban sus pertenencias y remodelaban sus casas, ellos solo tenían que regresar y llorar de la emoción. Con Marie Kondo tienen que trabajar, tomar decisiones, y quedarse con lo esencial, con aquello que los hace felices. Este cambio de perspectiva es un acierto, ya que deja de fomentar el realismo mágico, en el que todos deseamos que alguien venga a recoger nuestro desorden, Kondo provoca que la gente se ponga en acción.

 

Pensando en los coleccionistas de libros, vinilos, discos compactos y películas (en cualquier formato) ¿Qué se le diría a Marie Kondo? Simple, que todos te dan felicidad, y si es así, Kondo diría que los guardes con gratitud. No se trata de deshacerse de cosas, sino de conservar las que deban hacerlo.
Fotografías por: Netflix, Kon Mari, FB Marie Kondo

Related Posts
Leave A Comment

Leave A Comment